(2) Existe una gran diferencia entre reconocer un cambio y formar parte de él.
Ser parte de la revolución del marketing digital requiere una constante formación, medios tecnológicos adecuados y total compromiso con los clientes, que más que nunca nos necesitan para desarrollar una comunicación eficiente en un medio ya de por sí complejo. (3)